Métodos para invertir en oro

invertir en oro

Invertir en oro es una apuesta segura porque su valor nunca se devalúa, concepto que tienen muy claro los expertos inversores. A la hora de invertir en oro existen muchas formas distintas de hacerlo, por lo que cada impositor encuentra su fórmula más fetiche.

Las instituciones financieras, los gobiernos o los inversores con mucho poder económico prefieren comprar oro de manera física, bien sea en lingotes o en monedas. En este caso se deberá encontrar un espacio físico seguro donde almacenarlo, ya sea en casa o a cargo de empresas profesionales dedicadas al almacenamiento de objetos de alta gama.

Otro método diferente que a día de hoy emplean muchos compradores son los certificados de valor, es una de las formas más sencillas para adquirir oro físico en el mercado sin la necesidad de que su propietario tenga que almacenarlo en casa ni en ninguna entidad financiera. Este método disfruta de dos grandes ventajas competitivas, por un lado, abaratar los costes de transporte y mantenimiento que tienen este tipo de operaciones y, en segundo lugar, reducir los riesgos de robo.

Otra opción por la que apuestan algunos inversores es la inversión en acciones de empresas relacionadas con la extracción de oro. Una de sus principales ventajas es que el valor de las acciones es más sensible al precio, esto quiere decir, que las acciones mineras de oro son valoradas en base a los beneficios anticipados a lo largo de la vida de la mina y éstos dependen de las reservas y de la relación entre los costes de la producción minera de oro y del valor anticipado del oro extraído.

Los futuros de oro es otro método de inversión con una serie de condiciones en las que se fijan la cantidad y el precio y se establece una fecha futura para llevar a cabo la transacción. La gran característica en este tipo de operaciones es la especulación, se busca vender objetos anteriormente comprados o comprar artículos que hayan vendido antes de la llamada “fecha de liquidación”, de esta manera los inversores pueden realizar transacciones de mayor volumen y asumir un mayor riesgo para que la recompensa económica sea mayor. Con esta fecha de liquidación se crea la necesidad para el “margen”. Este aplazamiento inquieta al vendedor, quien teme por una bajada del precio del oro y el consiguiente incumplimiento por parte del comprador en su obligación del pago por la compra. Este efecto también se produce a la inversa, ya que si el precio del oro sube durante la “fecha de liquidación”, el comprador teme que el vendedor no cumpla con el precio de venta establecido previamente.

Otro método para invertir en oro más acorde a los tiempos que vivimos en los que la tecnología es la protagonista fue creado en 1996 con el nombre de “E-Gold”, convirtiéndose así en la moneda virtual más utilizada del mundo. Su mayor característica es que los fondos que se transfieren a ella son automáticamente convertidos en oro. Si una persona decide ingresar en su cuenta “E-Gold” una cantidad de 100€, lo que en realidad está haciendo es comprar 100€ en gramos de oro, la cantidad variará en función de la cotización diaria del oro. Su mayor característica es su seguridad, ya que no está permitido la cancelación de ningún concretado previamente, una vez que la persona recibe el dinero en su cuenta, nada ni nadie puede quitárselo.

Vemos que existen infinidad de métodos y estrategias diferentes para invertir en oro, desde las más tradicionales en las que vendemos joyas para obtener un beneficio económico a cambio, hasta los método mas sofisticados en los que somos nosotros agentes protagonistas durante la transacción, en definitiva, por muchos años que sigan pasando el oro seguirá siendo el activo refugio por excelencia.

 

A.Celma

Republished by Blog Post Promoter

About the Author

UBH

No Comments

Comments are closed.