Confecciona tu propio disfraz

Al momento de pensar qué disfraz utilizar, debes considerar con qué materiales dispones para la realización del mismo. Si te das maña para el maquillaje, con sólo modificar un poco tu apariencia facial y usar ropas algo viejas, puedes inclinarte por ser un auténtico zombie.

Teniendo en cuenta los materiales de los que puede disponer cada uno, puedes elaborarte más el maquillaje o, por el contrario, ser más básico, pero no pasar inadvertido. Los materiales comunes son base de maquillaje blanca o polvos de talco, sombra de ojos morada, verde oscuro, rojo y negro, y lápiz labial rojo.

Para heridas, disparos y demás, necesitas látex líquido, que por lo general es bien caro y cuando es accesible, trae poca cantidad.

Un clásico para las mujeres es el disfraz de bruja. Puede ser algo común, pero es fácil y siempre se le puede dar un toque de distinción al tema. Debes conseguir un vestido, preferiblemente negro y largo. Después, agenciarte un sombrero, una escoba y cuanto detalle puedas agregar al traje como para que resulte más original.

La clásica de apelar a un fantasma, no deja de ser una variante probable si no posees demasiado a tu alcance para disfrazarte. Con una gran tela blanca y unos pocos detalles, tendrás parte del trabajo listo.

Como verás, sencillamente tendrás que ponerte manos a la obra y sorprender a todos con tu disfraz o con ideas originales para disfraces.

Republished by Blog Post Promoter

About the Author

UBH

No Comments

Comments are closed.