China nunca es imposible

Cuando hablamos de China siempre surge una actitud de respeto, bien porque tiene uno de los idiomas más complicados, porque es el país con más habitantes del mundo o porque su economía es una de las más potentes a nivel mundial.

Adentrarse en un país ya sea por motivos personales o profesionales siempre es difícil ya que se trata de una cultura nueva con diferentes costumbres y tradiciones en la que, posiblemente, cambie toda nuestra forma de vida tal y como la entendemos en nuestro país. Los horarios no son los mismos y la forma de trabajar tampoco, por tanto necesitaremos una adaptación para aprender todas esas costumbres que cambian de un país a otro.

En el mundo de los negocios muchas de las costumbres que tenemos aquí cambian drásticamente ya que, como decimos las tradiciones cambian dependiendo de la cultura. Os mostramos a continuación unas cuantas situaciones a tener en cuenta cuando se trata de cerrar negocios con una empresa china:

 

Comidas de negocios

No tienen el mismo concepto de comida de negocios que nosotros. En Chinas las comidas son un momento sagrado en el que relajarse disfrutando de todos los sabores y posteriormente, tomar una copa. Por ello, nunca debes sacar el tema de los negocios en las mismas ya que sería considerado como una ofensa por aquellos con los que quieres firmar un contrato además, los platos de la comida no son individuales si no que se ponen en el centro de la mesa para que todos los presentes compartan.

Puntualidad

Ser puntual como un reloj suizo nunca cobró tanto sentido como en China. Los retrasos de cinco minutos no son bien vistos por lo tanto, sal del hotel o casa donde te alojes con bastante tiempo para la reunión de negocios ya que, de esta forma, les demostrarás tu seriedad además, la falta de puntualidad en el mundo de los negocios es considerado una falta de respeto hacia tus futuros socios.

Señalar

Si durante una comida o durante una reunión surge un momento en el que es imprescindible que señales alguna cosa o persona lo mejor es que lo hagas con la palma de la mano abierta en vez de con el dedo ya que en China ese gesto tan común en nuestro país es ofensivo. Asimismo, debemos tener en cuenta que no se gestualiza tanto como aquí, por lo tanto, debemos de contenernos en ese sentido y hacerlo sólo cuando sea necesario.

china

Formalidad

Cuando hablamos de formalidad nos referimos a la forma de vestir. Se deben elegir colores sobrios ya que eso indica seriedad a la hora de hacer negocios.  Colores negros o grises, traje de corte clásico y camisa blanca con corbata a juego con el traje sería la indumentaria ideal. Ante todo hay que mantener las formas tradicionales.

No obstante, si quieres abrirte paso en el mundo de los negocios con un socio chino, lo mejor es ponerse en contacto con los mejores profesionales para que te ayuden tanto con el idioma como con las costumbres del pueblo chino.

 

Republished by Blog Post Promoter

About the Author

UBH

No Comments

Comments are closed.